WHATSAPP, FACEBOOK, TWITTER: VIOLENCIA DE GÉNERO ENTRE ADOLESCENTES  

Francia-conexion-Internet-descargas-ilegales_EDEIMA20130710_0017_3

La puesta en marcha de la reciente campaña del Gobierno  sobre violencia de género entre adolescentes, muestra de forma muy gráfica cómo las nuevas tecnologías se han convertido en el medio que muchos jóvenes emplean para ejercer violencia contra sus parejas. Uno de los carteles de sensibilización, mostraba cómo los iconos de whatsapp se clavaban en el cuerpo de una joven, imagen muy acertada que plasma con toda claridad que los mensajes a través de móvil pueden convertirse en armas.

Los estudios detectan un nuevo tipo de violencia ejercida mediante las plataformas de comunicación vía internet, causando diferentes daños en función de las características de estas aplicaciones o redes.  Desafortunadamente, lo cierto es que independientemente de si el medio ha sido whatsapp, facebook o twitterlos estereotipos de género persisten entre adolescentes.

Se ha señalado la necesidad de profundizar y acreditar que efectivamente esos mensajes o publicaciones fueron autoría de la persona denunciada, las impresiones de chats en las que se muestren amenazas o vejaciones habrán de ser cotejadas por el Secretario Judicial a fin de dejar constancia de las mismas y evitar su pérdida, aun así, con ello no se acredita que dichos mensajes fueran escritos por el presunto infractor, para ello deberá intervenir la Brigada de Investigación Tecnológica, especializada en delincuencia en internet de la Policía Nacional, quienes podrán investigar direcciones IPs y comprobar si las mismas responden a las del denunciado.

Otra forma de acreditar la titularidad de los perfiles o cuentas son los requerimientos judiciales a las plataformas extranjeras en las que se encuentran las sedes de dichas redes, en el caso de facebook  es conocido que se amparan en la Ley estadounidense de protección de datos para no facilitar información,  pese a ello, de ser obtenida dicha corroboración, la misma podría ser impugnada mediante un informe pericial que acreditara la facilidad para los especialistas en hacking o piratería en simular o intervenir un perfil o cuenta, lo que en conclusión, invalidaría toda prueba obtenida vía internet.

A pesar de lo que pudiera parecer en cuanto a la facilidad de acreditar este tipo de delitos por la constancia escrita que dejan y la posibilidad de rastrear dichos mensajes, la realidad es que durante el proceso han de tomarse medidas tendentes a asegurar la prueba, y en esta cuestión los jueces ya se han pronunciado acerca de la poca consistencia probatoria de una simple captura de pantalla en la que aparecen insultos realizados en facebook, o la impresión de un chat de mensajes de whatsapp, por ello, es importante que las víctimas de este tipo de violencia, faciliten todos los datos que tengan al alcance sobre el medio por el que fueron víctimas, esto es, número de teléfono desde el que recibieron los mensajes, datos de la compañía, datos del perfil o cuenta y cualquier información que ayude a los profesionales de justicia a comprobar la autoría del delito.