¿CÓMO SE PRUEBA LA VIOLENCIA DOMÉSTICA ?

images

Dentro de la violencia doméstica hemos de diferenciar entre la  intrafamiliar y la violencia de género,  son conceptos que muchas veces se utilizan de la misma forma pero que no responden a conductas iguales. La violencia de género  que es la que se ejerce contra la mujer con la que se mantiene o ha mantenido una relación de pareja, en este tipo de delitos únicamente podrá ser víctima una mujer, o en su caso, transexual si hubiera obtenido el cambio de sexo en el Registro Civil.

Una de las cuestiones más conflictivas en determinar si ha habido una conducta que se pueda entender como  violencia de género es la de determinar qué ha de entenderse por  relación de pareja, la jurisprudencia se ha pronunciado en diversos sentidos, desde el más abierto y flexible, en el que se valora la existencia de un mínimo de compromiso o estabilidad o  una cierta intensidad emocional, esta tesis más moderna o adaptada a la realidad social,  no tiene en cuenta otros factores como la duración de la relación, la vocación de fundar una familia, la fidelidad, o las expectativas de futuro compartidas.

En contra de esta postura, se plantea otra más rígida o de tendencia más convencional , que valora la estabilidad en el tiempo y un proyecto sólido de vida en común, lo que ha sido considerado muy apartado de la realidad social que vivimos, ya que quedarían fuera de protección las víctimas en relaciones de noviazgo entre adolescentes, relaciones extramatrimoniales o relaciones sexuales esporádicas, por ello, la tendencia jurisprudencial que más se adapta a la realidad, valora la existencia de un vínculo afectivo entre agresor y víctima sin indagar en el tipo de relación.

La violencia intrafamiliar es la que se ejerce en un ámbito privado entre los miembros de una misma familia, las víctimas pueden ser también hombres, en este tipo de conductas siempre se tendrá en cuenta que agresor y víctima conviven bajo un mismo techo.

Otro de los factores complejos que se dan en estos delitos es la dificultad de obtener pruebas ya que los mismos  siempre son cometidos en un ámbito privado, por lo tanto, sin testigos ni otros medios por los que se pueda acreditar sin género de duda como se produjeron los hechos. A ello habrá que añadir la  cultura de los países del mediterráneo  en los que entra dentro de la tradición o el carácter popular  ocultar los problemas familiares, pese a ello, la concienciación de la sociedad está en avance, las campañas de prevención alertan de los nuevos fenómenos de violencia  e intentan atajar estos comportamientos informando y apoyando a las víctimas.