post

Cautelas antes de comprar la vivienda

Sabemos que el estallido de la burbuja inmobiliaria además de las dificultades sociales que se desencadenaron con la crisis originaron la caída de los precios del suelo, sin embargo, la lenta recuperación de la economía, el aumento de la tasa de morosidad, la pérdida de poder adquisitivo de las familias y el grave problema del desempleo, hacen que cada vez sea más difícil obtener un crédito para financiar la compra de una vivienda.

Es por eso, que se están dando situaciones en los que tanto inmobiliarias como vendedores realizan prácticas de persuasión que en algunos casos llevan a los compradores a formalizar contratos que podrían generarles graves perjuicios económicos.

Hay que señalar que los contratos se perfeccionan con el consentimiento, y que desde el momento en el que este se expresa surgen derechos y obligaciones que si no son respetadas por parte de alguno de los firmantes podrán generar el cumplimiento forzoso o la resolución con la correspondiente indemnización por daños y perjuicios, por lo tanto, es de suma importancia, tener siempre muy claro, qué es lo que se va a pactar y qué es lo que conllevaría no cumplir con dicho compromiso.

En los casos en los que el comprador vaya a solicitar un préstamo con garantía hipotecaria para la adquisición de la vivienda, antes de confirmar una señal en prueba de compra o un contrato de arras, es indispensable que el comprador tenga la confirmación de la concesión de financiación así como los requisitos de la misma (intereses, plazo de amortización, bonificaciones), esto es así, ya que si tras la firma del contrato de arras el comprador no consigue el préstamo, el vendedor podrá exigir una indemnización por incumplir el compromiso de compra.